Espacio de encuentro

Recetas de otoño

El ISCREB, mediante las iniciativas de su Espacio de Encuentro, promueve la relación y la amistad de personas vinculadas al instituto. Este mes hemos intercambiado recetas de comidas ideales para el otoño. Una estación que todavía no se ha acabado, a pesar de que se esté hablando más de Navidad que de castañas.
General

¿Adviento, para qué?

La creación es armonía. Sin embargo, el Adam (ser humano) es torpe y rompe, estropea, esta armonía. El profetismo es la consciencia crítica de Israel, política y religiosa: también hoy. El clamor profético lo resumo en tres aspectos: Dios es misericordia, el Adam es insistentemente infiel y se le reprocha, pero el retorno al Bien del que se ha alejado siempre es posible: Convertiros (volved) y confiad en Él.
Cursos

Los profetas menores y la lamentación

Recuperamos la ponencia que Jaume Duran celebró en la Escuela de Teología del Maresme de Mataró. Habla de los primeros profetas menores y las lamentaciones. La lamentación no es la denuncia. La lamentación, una palabra que aparece solo treinta veces en las escrituras, es el preludio de lo que después denunciará el profeta, es la puerta exterior, es lo que vive el pueblo, explicado abiertamente.
General

Dia Internacional para la Eliminación de la Violencia hacia las Mujeres

Hoy, 25 de noviembre, nos convocamos para conmemorar el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia hacia las Mujeres. La violencia machista tiene muchas formas y el impacto en sus vidas depende, en gran medida, de la garantía de acceso a derechos básicos para su reparación.
General

La Iglesia y la sinodalidad

Lluís Agustí i Parrot, marista y profesor del ISCREB, impartió hace unos días una charla en Menorca sobre la Iglesia y la Sinodalitat.  Sonia Febrer, periodista en el Obispado de Menorca, lo entrevista sobre su ponencia. 
General

Cambio de hora

En otoño, la noche avanza irreversiblemente. El Sol anuncia la proximidad de las inclemencias invernales retirándose cada vez más temprano. Por su parte, el reloj, aliado de este proceso natural, nos regatea una hora de luz.