Logo

Actualidad

Nuestros vecinos de otras religiones: ¿qué se puede hacer desde la parroquia?

Jordi Salvany, alumne de l'Iscreb i vicari de la Parròquia Sant Ramon de Penyafort - General

El siglo XXI ha cambiado la fisonomía de la sociedad en muchos aspectos. Desde el concilio del Vaticano II, la Iglesia ha tomado plena conciencia de que no hay convivencia posible sin respeto por el otro, al diferente, y si nos centramos en la diferencia religiosa, no se puede convivir sanamente sin respeto mutuo entre las diferentes confesiones.

Pero la tolerancia no basta. Para una convivencia plena, es necesario un diálogo que parta del conocimiento mutuo, del intercambio que nos ayude a entender, no solo en lo que los demás creen, sino cómo y porqué su fe se manifiesta en una religiosidad diferente a la nuestra. Es aquí donde se encuentra el reto del s.XXI que, con la globalización, ha hecho que la diversidad religiosa en sociedades como la nuestra, ya no sea algo anecdótico, sino parte del día a día.

El ISCREB y el Secretariado de relaciones religiosas del Arzobispado de Barcelona, siempre sensibles a la necesidad de un diálogo interreligioso, ecuménico y cultural logrado, ha llevado a cabo, del 1 al 3 de julio de este año, un curso de actualización en esta materia que ha querido titular: “Nuestros vecinos de otras religiones: ¿qué se puede hacer desde la parroquia?”. El titulo nos da dos palabras claves: “vecino”, porqué ya no hablan de algo lejano, y “parroquia”, para que busquemos soluciones cercanas, prácticas, eficaces.

El curso,  dirigido por Joan Hernández, director diocesano del Secretariado de relaciones interreligiosas del Arzobispado de Barcelona y profesor del ISCREB, ha sido desarrollado por los profesores Dr.Jaume Flaquer y Dr.Antoni Matabosch.

El Dr.Jaume Flaquer, partiendo del dialogo como elemento esencial de la Iglesia por el hecho de ser elemento esencial de la Trinidad, llega a plantear la reciprocidad, no como condición del diálogo, sino como finalidad. La reciprocidad está en el término final y no en la condición previa.

El Dr. Matabosch, por su parte, respondió a: cómo gestionar la diversidad desde la parroquia. Qué modelos han fracasado y dónde nos encontramos ahora mismo. Qué cualidades ha de tener una relación interreligiosa que podamos cualificar de óptima y cómo implementarla desde la parroquia.

El curso se desarrolló con un diálogo fluido entre asistentes y profesores, y concluyó con una mesa redonda conducida por Joan Hernández, con la participación de Jesús Sanz, arzobispo de Badalona, Josep Esplugues, delegado de ecumenismo y diálogo interreligioso de la diócesis de Terrassa y Josep M.Pujol, del Fórum del Hospitalet.