Logo

Actualidad

Gracias Javier

Redacció Iscreb - General

Javier Velasco Arias, profesor del  Iscreb. Los estudiantes, profesores, y el personal de administración, dirección y servicios del Isreb lo recordamos con afecto y compartimos el dolor de su pérdida con familia y amigos. El funeral  se celebrará hoy (16.10.2018) en la parroquia de Santa Magdalena d’Esplugues de Llobregat a las 16.00h.

Javier Velasco Arias ha sido profesor de Biblia en el Centro de Estudios Pastorales de las diócesis catalanas y al ISCREB. Ha publicado algunos artículos de Biblia, como, por ejemplo: "El Jubileo del año 2000", "La montaña: signo de la presencia de Dios", "El día del Sábado", "la alegría del Evangelio no se cómplice de la injusticia", "1Cor 7: la sexualidad como don".

También tenía un blog donde comentaba los evangelios del somingo. Os dejamos con su último post donde habla de la vida eterna.

“Siempre me ha llamado la atención la escena del evangelio de este domingo: uno que pregunta a Jesús sobre la vida eterna. Hoy sería difícil encontrar a alguien que hiciese esa pregunta. Aunque seguramente la cuestión la podríamos reformular a un lenguaje más actual: ¿qué puedo hacer para que mi vida tenga sentido?; ¿cómo puedo ser feliz?; ¿qué valor tiene la existencia?; ¿para qué complicarse la vida, si «esto» son dos días?

 

Es posible que algunos respondamos a Jesús también de forma similar al de nuestro personaje de la narración: «yo ya soy una buena persona»; «ya me preocupo de mi familia, de los míos e incluso de ayudar a los demás»; «contribuyo económicamente con una ONG»… Y Jesús también nos mirará con cariño, con un amor sincero.

 

Pero aún falta algo para conseguir la vida eterna, para que nuestras vidas no estén vacías, para que nuestra existencia no sea un ir «tirando» o un «sinsentido». Jesús nos pide que le sigamos, que hagamos nuestra opción existencial, como lo hizo Él. Nuestro corazón aún está dividido entre el amor a las cosas, a lo que poseemos, a nuestras seguridades, al dinero y el seguimiento de Jesús. Sabemos (intelectualmente) que sólo en Jesús y en los valores que predicó encontraremos la felicidad, pero no nos terminamos de fiar (existencialmente). Hemos de dar el paso.”