Logo

Actualidad

Eugeni Gay, ex vicepresidente del Tribunal Constitucional, pronuncia la lección inaugural del curso 2014-2015

- General

E. Gay: “Estamos obligados a edificar una sociedad en la cual las relaciones humanas estén presididas por un orden jurídico interno e internacional, donde el bien común sea el fundamento de cualquier autoridad” 

Durante el curso 2013-2014, el ISCREB ha contado con un total de 1.189 alumnos: 234 presenciales, 729 virtuales y 257 pertenecientes a los cursos de extensión universitaria

Barcelona, 28 de octubre de 2014.  Eugeni Gay, ex vicepresidente del Tribunal constitucional, ha pronunciado la lección inaugural del curso 2014-2015 del Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona (ISCREB), bajo el título La dignidad humana, fundamento de un ordenamiento jurídico justo, liberador y solidario, en un acto celebrado en el aula Magna del Seminario Conciliar de Barcelona y que ha sido presidido por el cardenal de Barcelona, Lluís Martínez Sistach.

Eugeni Gay ha empezado la ponencia citando D. Juan Iglesias, quien define la dignidad humana así: “La página más bella de la historia es aquella que habla de la larga y cruenta lucha para salvar la dignidad humana, la que es propia de cada hombre”. “Sin duda –ha continuado-, la conquista de la dignidad es algo permanente, a pesar de que asistimos a momentos de profunda injusticia que, de manera inmediata, aparecen ante nuestros ojos en este mundo tan globalizado, estamos obligados, más que nunca, a edificar sobre ella la construcción de una sociedad en la cual las relaciones humanas estén presididas por un orden jurídico interno e internacional, en el cual el bien común sea el fundamento de cualquier autoridad, y la paz social, basada en las exigencias de la libertad, la igualdad y la solidaridad, sea su finalidad”.

“Hacer de la dignidad el fundamento del Derecho es una cosa que hoy en día nos parece natural, porque el sentimiento de respeto a los derechos humanos forma parte de la conciencia jurídica internacional, de la cual prácticamente nadie quiere sustraerse, incluidos aquellos que no los respetan cosa que, desgraciadamente, observamos cada día por todas partes con más horror. Pero no podemos olvidar que la dignidad no fue proclamada como fundamento del derecho hasta la firma de la Carta de las Naciones Unidas de 26 de junio de 1945; es decir, después de siglos y siglos de historia y civilización; y después de las tragedias presentes en Europa y el mundo”, ha explicado el ex vicepresidente del Tribunal Constitucional.

Eugeni Gay ha hecho un repaso histórico sobre el concepto de “la dignidad humana” citando a pensadores como Stefan Zweig, Cicerón, Kant, Benedicto XVI, Raimon de Penyafort, Ramon Llull, Pedro Nolasco, Fray Antonio Montesinos, Papa Pablo III, Tiziano, Maquiavelo, Tomás Moro, Montesquiu, Séneca o los papas León XIII, Pío XI, Juan XXIII y Francisco II. También ha recuperado documentos jurídicos que reflexionaron en torno esta cuestión, como por ejemplo la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Después del repaso histórico, Gay se ha mostrado preocupado por la realidad del hecho migratorio: “No puedo dejar de preguntarme si continuaremos viviendo de espaldas al gran drama, y no menor tragedia, de la inmigración, impasibles ante la muerte de miles de seres humanos en nuestras aguas fronterizas, ahogados en un intento desesperado por salir de un mundo que es el resultado inmediato de la insolidaridad de nuestro llamado Primer Mundo”, y se ha preguntado “¿Seguiremos callando los ciudadanos europeos concienciados y nuestras Instituciones políticas civiles y religiosas? Porque lo cierto es que el flujo migratorio seguirá imparable mientras subsista la situación actual y no habrá frontera, como no la ha habido nunca, que se resista”.

Eugeni Gay ha afirmado que es necesario profundizar en la política de cooperación al desarrollo y exigir a nuestros políticos que asuman un compromiso real y efectivo de solidaridad: “Las desigualdades que se dan dentro de nuestros estados, así como las que, a escala internacional, se producen entre el Norte y el Sur, crearán y seguirán creando problemas no siempre fáciles de solucionar ni conjugar, y comportarán el sacrificio de los unos en favor de los otros con el objeto de ir nivelando los desequilibrios. La tarea es ardua y se da la paradoja de que, en algunos lugares y países donde más generosamente se ha contribuido a paliar las mencionadas desigualdades, han empezado a aflorar nuevos problemas que apuntan a una tendencia peligrosamente xenófoba y excluyente”.

Antes de acabar, Eugeni Gay ha querido recuperar palabras del Papa Francisco II: “La Buena Nueva no es solamente una palabra sino que también es un testimonio de amor gratuito y fiel: es un salir de sí mismo para ir al encuentro del otro, estar junto a los heridos por la vida, compartir con quien carece de lo necesario, permanecer junto al enfermo, al anciano, y al excluido...”, y dirigiéndose al Padre del Cielo: “Ayúdanos a derrotar el azote del hambre, agravada por los conflictos y los inmensos derroches de los cuales a menudo somos cómplices. Haz que estemos disponibles para proteger a los indefensos, especialmente a los niños, a las mujeres y a los ancianos a veces sometidos a la explotación y al abandono”.

“Estas palabras tienen que interpelarnos, van a la raíz de los verdaderos problemas que nos afligen como personas que somos. Nada de aquello que es esencial para vivir con dignidad nos resulta extraño a ninguno de nosotros. Es a los políticos a los que corresponde señalar los grandes problemas y preocupaciones, y solucionarlos observando la realidad en nuestras fronteras políticas y geográficas. También en nuestras periferias sociales, apliquemos el barómetro de la dignidad humana para sacar conclusiones e implicarnos en el compromiso al que nos llama el Papa Francisco II”, ha concluido Eugeny Gay.

Eugeni Gay (Barcelona, 1946) es licenciado en Derecho por la Universitat de Barcelona y graduado en Derecho Comparado por la Facultad de Derecho de Estrasburgo. Es abogado y fue Magistrado del Tribunal Constitucional de 2001 a 2011 donde fue nombrado vicepresidente hasta el 2012. Fundó el Instituto de Derechos Humanos de Cataluña, del que fue director de 1983 a 2001.

Intervención del director del ISCREB

El director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas de Barcelona (ISCREB), Antoni Matabosch, ha recordado que el centro, que cumple este año 18 años, “se caracteriza claramente por una apertura, una apuesta para proyectarse más lejos”. “Siempre hemos vivido con fuerza la tensión entre lo local y lo universal, arraigados donde estamos –ha dicho-, pero con deseo de proyección y de expansión sin fronteras; se trata de la tensión fecunda entre la Iglesia local y la universal, entre la diocesanidad y catolicidad”. El director del ISCREB ha puesto como ejemplo el convenio firmado recientemente con la Facultad de Teología Protestante SEUT de Madrid: “Sus estudiantes podrán cursar asignaturas nuestras de Biblia y Teología on line”. Y, también, los dos convenios con Latinoamérica: uno con la Archidiócesis de México, según el cual los estudios del ISCREB servirán para formar agentes de pastoral laicos; y otro con la Universidad Católica del Norte de Colombia, que se concretará pronto. Finalmente, el Dr. Matabosch ha apuntado el acuerdo que el centro firmará en los próximos meses con la Archidiócesis de Guadalajara (México). “Hemos establecido contactos con el CELAM y la CLAR, así como en la Pontificia Universidad de México; durante este curso iremos trabajando este nuevo horizonte que se nos abre, con prudencia, sin ir más allá de nuestras posibilidades”, ha remarcado Antoni Matabosch.

Además, a nivel europeo, el ISCREB pondrá en marcha un curso piloto sobre Diálogo Interreligioso en lengua inglesa, patrocinado por el Centro KAICIID (con sede en Viena), en colaboración con las Universidades de Montreal, Viena, Medina y Complutense de Madrid. El ISCREB impartirá dos asignaturas: “Islamofòbia, cristianofòbia y antisemitismo” y “Una ética global común a todas las religiones”.

También, y por encargo de la Dirección general de Asuntos Religiosos de la Generalitat y conjuntamente con el Grupo de Trabajo Estable de Religiones (GTER), Cristianismo y Justicia y Migra Studium, durante el año 2014 el ISCREB está organizando nuevos cursos de 20 horas -en Manresa, Lleida, Girona, Vic, Tarragona y Barcelona- sobre diversidad religiosa a funcionarios de la Administración de Cataluña.

Por otro lado, el Dr. Matabosch ha recordado que durante este curso tendrá lugar la segunda edición del Máster de Diálogo Interreligioso, Ecuménico y Cultural, en convenio con la Universitat Ramon Llull, y que ISCREB también colaborará con la Delegación para el Diaconato Permanente de la Diócesis de Sant Feliu de Llobregat para la actualización teológica de sus diáconos.

El perfil de l’alumnat de l’ISCREB

Durante el curso 2013-2014, el centro ha contado con un total de 1.189 alumnos, distribuidos de la siguiente manera: 234 presenciales, 729 virtuales, y 257 pertenecientes a los cursos de extensión universitaria (69 al centro de Mataró, 162 al de Actualización Teológica, y 25 del Diálogo Interreligioso Monástico, DIM). A destacar que casi la mitad de estos estudiantes opta por la modalidad virtual.

La mayoría de los alumnos del ISCREB son mujeres, tanto en la modalidad virtual (65%) cómo en la presencial (75%). Por franjas de edad, el segmento mayoritario es el de 41 a 55 años, tanto en la opción presencial (36%) como en la virtual (39%). Los menores de 30 años son la minoría: representan el 10% de los alumnos presenciales y el 22% de los virtuales.

En cuanto a la formación de los alumnos: el 84% tiene estudios universitarios. Por lo tanto, muchos se matriculan en el ISCREB para complementar su formación, reforzar su profesión o para cambiar de sector en el mundo laboral.

En el decurso del acto también se han entregado diplomas a los alumnos que durante el curso 2013-2014 han superado la Diplomatura y la Licenciatura en Ciencias Religiosas.