Logo

Actualidad

Antoni Matabosch:"El mundo se tiene que entender como manifestación de Dios

Montse Punsoda, església de Barcelona - General

El Universo es la casa de todos. Está en un grave peligro, ya que la estamos destruyendo y nuestro futuro es incierto". Con esta afirmación con la que inicia el Papa Francisco la encíclica 'Laudato Si', comenzó la segunda conferencia organizada por la Fundación Joan Maragall. Se trata de la continuidad de la mesa redonda, que tuvo lugar el pasado 13 de octubre, y que en esta segunda sesión profundizaba en La Fe Cristiana y la Justicia Ecosocial presentada por el fundador de la Fundación Joan Maragall, Mn. Antoni Matabosch.

 
Introdujo la ecología como uno de los temas más importantes para razonar por parte de todos los cristianos, ya que supone uno de los temas sociales con más peso, en tanto que su desgaste se convierte de un "problema cultural, ideológico y de una manera de ver y entender nuestro mundo".
 
En esta presentación, explicó cómo en la fe cristiana se encuentran razones, pensamientos y motivaciones que enseñan cómo utilizar la naturaleza. Precisamente, Mn. Matabosch centró la conferencia a desgranar estas y relacionar la ecología con el cristianismo.
 
Entendiendo la naturaleza
Antes de entrar en las reflexiones, expuso como primer plato las "diversas maneras de entender y relacionarse con la naturaleza", que la sociedad ha tenido desde años atrás. Empezando por la concepción medieval hasta llegar a la modernidad, en la que se pasa de una teoría teocéntrica a una antropocéntrica, donde el hombre es el centro de todo. En este punto es cuando Matabosch habló sobre el 'paradigma tecnocrático', cuando el hombre para creer que lo puede exprimir todo para avanzar, finalmente, termina con la destrucción de la naturaleza.
 
Además, en este primer punto, expuso la situación del ecologismo actual, que rechaza la mentalidad que llevó la modernidad. Concretamente, explicó la crítica que hace el Santo Padre a los ecologistas que, en ocasiones, tienden a exagerar con alguna de las teorías que defienden, como cuando iguala la naturaleza y el hombre. También, habló de las críticas de estos contra los cristianos para motivar el maltrato a la naturaleza, exponiendo la interpretación que se puede hacer del libro del Génesis cuando Dios dice que se saque rendimiento a la Tierra.
 
Pasando por estas reflexiones, aprovechó para mencionar organizaciones religiosas que han analizado la ecología como el Consejo Mundial de Iglesias que tuvo lugar en 1970, en el que se habló del trato con las materias primas, y de otros pensadores, como Leonardo Boff.
 
Nueva espiritualidad
El plato fuerte fueron las diez reflexiones que expuso Matabosch de la encíclica, empezando por la teología de la creación con la significación que supone, como que el mundo es de Dios. De Esta reflexión de la creación partió todo el desarrollo de esta "Sabiduría Cristiana" sobre la ecología. Reflexionó sobre "el mundo desencantado y reencarnado" y fue a parar a "el hombre creado como imagen de Dios", dotado de una dignidad infinita.
 
En total, hizo un análisis de la cual se abstrae que todos estamos en comunión con la naturaleza, y como para ser creados a imagen de Dios tenemos la responsabilidad de cuidar de la misma. Todas estas reflexiones llevaron al último punto, titulado 'Laudato Si', en torno esta nueva espiritualidad, a la que debe llevar toda la reflexión. "El mundo debe entenderse como alabanza como manifestación de dios y mensaje de este hacia nosotros, como reflejo de Dios", citó Mn. Matabosch.
 
Vídeo relacionado: https://youtu.be/GzwCU2ur4JQ