Moral fundamental
 

 

Presentación general de la asignatura

La Teología nace como una reflexión sobre el mensaje de Cristo. En las primeras comunidades cristianas y en los Santos Padres la moral y la fe se exponen siempre de forma unitaria. De la experiencia de fe surge también una experiencia moral. Fe y vida no se pueden separar, Evangelio y vida van siempre unidos.


Cuando la teología se estructura y sistematiza en la época escolástica se mantiene esta visión unitaria de fe y moral. La moral empieza a ser una parte de la teología pero no constituye un tratado específico. Sólo tras el Concilio de Trento, a finales del siglo XVI, la teología moral empieza a separarse de la teología en el momento que la enseñanza de la teología se divide en teórica y práctica. Esta división contribuyó a que la Teología Dogmática o sistemática dejara demasiado de lado las cuestiones éticas de la fe, y que la moral se convirtiera en una casuística práctica. A partir de finales del siglo XIX se inició una renovación de la Teología Moral que tenía por objeto conseguir que esta, sin dejar de ser una orientación en situaciones concretas de la vida, estuviera más vinculada con el resto de la teología. El Concilio Vaticano II recogió este movimiento renovador e impulsó su dinámica en el marco de una renovación de los estudios teológicos. Un signo de ésta nueva situación es el tratado de Moral Fundamental.

En nuestro curso trataremos las cuestiones más básicas del comportamiento humano fundamentado en la fe cristiana. En líneas generales trataremos los siguientes temas:

En primer lugar nos hace falta enmarcar los estudios de la Teología Moral dentro del contexto de la Antropología cristiana y del conjunto de la Teología. En segundo lugar estudiaremos la experiencia moral vivida en la fe a partir del mensaje de la Sagrada Escritura y del testimonio de personas que han hecho una experiencia personal y a la vez comunitaria del encuentro con Jesús.

En tercer lugar estudiaremos las indicaciones que la Iglesia del Concilio Vaticano II nos ha dejado sobre la Conciencia del hombre, como “sagrario del hombre”, lugar dónde Dios habla a solas con el hombre y lugar dónde el hombre aprende a amar y hacer el bien. En cuarto lugar estudiaremos la relación entre la Conciencia y la Ley. Es decir el dinamismo circular y recíproco que se establece entre la conciencia personal y la ley que nos indica unos valores que es necesario salvaguardar.

Finalmente, estudiaremos el dinamismo de las decisiones éticas con el paradigma de la Opción Fundamental y su relación con los actos. Para acabar con el estudio del mal, la realidad del pecado y la dinámica de la conversión.

 

Objetivos generales

    Con este tratado de Teología Moral Fundamental iniciamos el estudio de la ética cristiana. Toda ética trata del comportamiento humano libre y responsable, y busca ofrecer unos criterios que puedan orientar las decisiones libres de la persona humana en la realización del bien moral.

    La Teología Moral como rama de la teología tiene como presupuesto la antropología cristiana, es decir, una concepción del hombre creado a “Imagen y semejanza” de Dios (Gn 1,27), y salvado y redimido por Cristo. La Teología Moral reflexiona sobre la experiencia moral vivida en la fe cristiana. El encuentro personal con el Señor comporta el descubrimiento del sentido de la vida, de un origen y de una finalidad del vivir humano y del mundo, que el creyente recibe como un Don de Dios. La experiencia de la fe no es un elemento ornamental sino una experiencia que afecta el significado global de la vida y cada uno de los momentos singulares de la existencia humana. El encuentro personal con Jesús y su Evangelio transforman la vida de las personas. El Nuevo Testamento nos da testimonio del encuentro de muchas personas con Jesús de Nazaret y de su conversión a partir de este encuentro. El encuentro personal con Jesús a través de la lectura de su Evangelio y de la experiencia de fe en el seno la comunidad eclesial crea en la persona una nueva manera de ver la realidad y de interpretarla.
    Por esta razón la formación moral de los creyentes no se adquiere sólo a través de la transmisión de unos contenidos intelectuales sino que se trata de un acontecimiento personal, es decir de una experiencia de encuentro con el Señor y de su Evangelio vivido en el seno de la comunidad cristiana. Podríamos afirmar que la formación moral de un cristiano no depende de la transmisión de unos contenidos morales sino que va más allá, comporta la experiencia de fe en Jesús, el testimonio de otras personas creyentes, la vivencia de unos valores evangélicos.

    En este sentido el objetivo de la Teología Moral Fundamental es el de indicar a la persona unos criterios que brotan del Evangelio y de la experiencia moral vivida por los creyentes. Las reflexiones de la Teología Moral podrán ayudar a la persona a acercarse a la realidad de la fe para que esta pueda “convertir” su corazón al Señor y de ésta manera pueda “reconocer cuál es la voluntad de Dios, aquello que es bueno, agradable a Él y perfecto” (Rm 12,2).

    En palabras del Concilio Vaticano II, la Teología Moral “expondrá la grandeza de la vocación de los fieles en Cristo y su obligación de producir fruto en la caridad para la vida del mundo” (Optatam Totius n.16). Es decir la finalidad de la Teología Moral es hacer descubrir a las personas la dignidad de la persona humana llamada por Dios a una relación de amistad y de amor con Él. Dios habla en el corazón de cada persona, en su interior, y en el marco de esta relación la persona humana decide libremente el propio destino.

Contenidos

Unidad I: PALABRA Y RESPUESTA
(LA TEOLOGIA MORAL EN RELACION A LA ANTROPOLOGIA, Y EL RESTO DE LA TEOLOGIA)
1.1 Introducción: Moral, ética y teología
1.2 La moral como rama de la teología
1.3 La Teología Moral a la luz del Vaticano II
Unidad II: FUNDAMENTOS BÍBLICOS DE LA EXPERIENCIA MORAL CRISTIANA
2.1 Tradición bíblica
2.2 Historicidad del ethos bíblico (Antiguo Testamento)
2.3 Historicidad del ethos bíblico (Nuevo Testamento)
Unidad III: LA CONCIENCIA
3.1 El concepto de conciencia moral
3.2 La conciencia moral a la luz de la fe
3.3 La conciencia en la renovación de la teología moral
Unidad IV: RELACION ENTRE CONCIENCIA- LEY -VALORES; El Discernimiento en la búsqueda del bien
4.1 Moralidad objetiva y subjetiva:
Cuestiones en torno a la ética de situación
4.2 La ambigüedad de nuestras decisiones
4.3 Posibilidad de obrar en contra de la conciencia. El discernimiento
4.4 El paradigma de la ley natural en la búsqueda del bien
4.5 Articulación entre ley y conciencia en la sociedad actual
Unidad V: EL DINAMISMO DE LA DECISIÓN ÉTICA
5.1 La decisión ética: la opción fundamental. Hacia una moral de actitudes
5.2 Los actos morales. Conocimiento, libertad y responsabilidad.
Unidad VI: EL PROBLEMA DEL MAL. PECADO Y CONVERSION.
6.1 El problema del mal
6.2 Pecado y conversión


Metdología:

El desarrollo de nuestro curso de Teología Moral Fundamental parte de las indicaciones del Concilio Vaticano II. Los textos conciliares siguen siendo hoy las directrices fundamentales y válidas para el desarrollo de la reflexión teológica moral. Así lo expresaba el Papa Juan Pablo II en su Carta Apostólica “Novo millenio ineunte” (6.1.2001), cuando en el nº 57 escribe: “Qué riqueza, queridos hermanos y hermanas, en las orientaciones que nos dio el Concilio Vaticano II (...) A medida que pasan los años, aquellos textos no pierden su valor ni su luminosidad. Hace falta que sean leídos de manera apropiada y que sean conocidos y asimilados como textos cualificados y normativos del Magisterio, en el interior de la Tradición de la Iglesia (...) Con el Concilio se nos ha ofrecido una brújula segura para orientarnos en el camino del siglo que se nos abre”.

La Constitución “Pastoral de la Iglesia en el mundo contemporáneo” (Gaudium et Spes) nos ofrece una metodología válida para la reflexión teológica: ver la realidad, valorar y proponer (ver - juzgar - actuar). Por lo tanto el discurso de la Teología Moral no podrá olvidar los siguientes pasos:

1. La fenomenología: hace falta partir de la experiencia del fenómeno moral, es decir, del análisis de la realidad del hombre que es capaz de tomar conciencia de si mismo, de los demás y de todo aquello que le rodea, de su capacidad de tomar decisiones libres y responsables.

2. El esfuerzo interpretativo: no se trata de registrar datos sino de interpretarlos. El proceso interpretativo tiene en cuenta los datos que nos ofrecen las ciencias humanas (antropología, biología, psicología, sociología etc.), el esfuerzo sapiencial (la filosofía) y el interrogativo sobre el sentido de la vida (la ética). La lectura teológica se injiere en el momento sapiencial y de significado, y trabaja con los instrumentos propios de la teología que son: la lectura e interpretación actual de la Sagrada Escritura, la Tradición de la Iglesia y la lectura de los Signos de los tiempos.

3. La propuesta: hace falta volver a la experiencia para verificar la validez de las conclusiones o consecuencias de las propuestas elaboradas.

 

Metodología para los alumnos

El método de trabajo a seguir para los alumnos será el siguiente:

1. La lectura atenta, pausada y reflexiva de las diversas unidades temáticas.
2. Preguntas de los alumnos al profesor vía e-mail para aclarar cuestiones que se le planteen o aquellos comentarios o ampliaciones que considere.
3. Lectura de textos complementarios y/o recomendados por el profesor en cada unidad temática.
4. Trabajo personal de unas preguntas sobre cada unidad que se encuentran junto a los temas. Sirven para evaluar el nivel de comprensión de la materia y ver la capacidad de actualización de los principios la Moral al campo educativo o práctico.
5. Envío del profesor a cada alumno de las indicaciones y correcciones el trabajo realizado por cada alumno en cada unidad así como la valoración evaluación del mismo.

 

Bibliografía básica:


· AAVV, Diccionario Enciclopédico de Teología Moral, Paulinas, Madrid, 19865
· Compagnoni, F. - Piana, G.- Privitera S., Nuevo diccionario de teología moral, Paulinas, Madrid,1992
· Concilio Ecuménico Vaticano II, Constitución Pastoral "Gaudium et Spes", sobre la Iglesia en el mundo actual, 1966
· Demmer, K., Introducción a la Teología Moral, Verbo Divino, Estella, 1994
· Flecha, J. R., Teología moral fundamental, BAC, Madrid, 1994
· Häring, B., Libertad y fidelidad en Cristo, Herder, Barcelona, 1980
· Hörmann, K., Diccionario de Moral Cristiana, Herder, Barcelona, 1975
· Juan Pablo II, Encíclica "Veritatis Splendor", Roma, 1993
· Pinckäers, S., La renovación de la moral, Verbo Divino, Estella, 19713
· Rossi, L. - Valsecchi, A., Diccionario Enciclopédico de Teología Moral, Paulinas, Madrid, 19865
· Rotter, H. - Virt, G., Nuevo diccionario de moral cristiana, Herder, Barcelona, 1993
· Vidal, M., Conceptos fundamentales de ética teológica, Trotta, Madrid, 1992
· Vidal, M., Diccionario de ética teológica, Verbo Divino, Estella, 1991
· Vidal, M., Moral de actitudes. Moral fundamental personalista, PS, Madrid, 19902

Bibliografía complementaria:

· Álvarez Verdes, L., Caminar en el Espíritu, Edacalf, Roma, 2000
· Böckle, F. Hacia una conciencia cristiana; conceptos básicos de la moral, Verbo Divino, Estella, 1981
· Cófreces Merino, E.- García de Haro R., Teología moral fundamental. Fundamentos de la vida cristiana, EUNSA, Navarra, 1998
· Conferencia Episcopal Española, Carta Encíclica Veritatis Splendor, Edice, Madrid, 1993
· Fuchs, J., La moral y la teología moral postconciliar, Herder, Barcelona, 1968
· Juan Pablo II, Encíclica "Fides et Ratio", Roma, 1999
· Léonard, A., El fundamento de la moral. Ensayo de ética filosófica general, BAC, Madrid, 1997
· López Azpitarte, E., Fundamentación de la ética cristiana, Madrid, 1980
· Melina, L., Moral: entre la crisis y la renovación, Ediciones Internacionales Universitarias, Madrid, 19982
· Mieth, D., La teología moral en fuera de juego. Una respuesta a la encíclica "Veritatis Splendor", Herder, Barcelona, 1996
· Mifsud, T., Libres para amar. Moral de discernimiento (I), San Pablo, Santiago de Chile, 19945
· Vico Peinado, J., Éticas teológicas ayer y hoy, Paulinas, Madrid, 1993


<<<Retroceder